martes, 13 de septiembre de 2016

Trabajamos los nombres con el acróstico.

¡Hola! Hoy os quiero enseñar una actividad que utilizo para trabajar la lectoescritura. Se trata de nada más y nada menos que crear un acróstico a partir del nombre del encargado del día.

Aprendí esta actividad de una compañera que lo llevaba a cabo en su aula y la verdad que me encantó.

Lo llevamos a cabo al final de la asamblea. En vertical escribimos el nombre del encargado o encargada: en la foto que os enseño está escrito en negro (Xenia) y luego en horizontal escribimos palabras que empiecen por las distintas letras del nombre del encargado (en este caso están escritas en azul). Primero vemos las letras del nombre y vamos siguiendo el orden de esas letras para elegir palabras que empiecen por ellas.

Me gusta escribir las letras del nombre del encargado de color diferente que las palabras que ellos van diciendo para hacer un mayor hincapie en el nombre de nuestro o nuestra compañera y las palabras que han surgido a partir de su nombre. Solemos hacer siempre una lluvia de ideas buscando las palabras que empiezan por esas letras e intentamos buscar palabras nuevas para que no se vayan repitiendo.

Por último, les pregunto a los niños si se les ocurre una historia utilizando todas las palabras que hemos puesto en la pizarra. Con esta actividad desarrollamos la creatividad en los niños, el vocabulario y la expresión oral. A veces, no somos capaces de usar todas las palabras porque son muy difíciles pero... Mirad qué chula la historia que ha surgido hoy en clase con este acróstico: Un elefante tocaba una nana con el xilófono dentro de un iglú en voz muy alta.


Los acrósticos son una actividad que me gusta mucho hacer a partir de 4 años (en grupos de 3 también lo he intentado pero, por lo general, surgen pocas palabras). Muchas veces creamos historias disparatas ¡y nos lo pasamos pipa!

A principio de curso suelo hacerlo yo, por si algún amigo o amiga se ha despistado durante las vacaciones con la lectoescritura, pero luego dejo que sean ellos quienes escriban las palabras en la pizarra.

Otra consigna que me gusta incluir a veces en los acrósticos es buscar solamente palabras que estén relacionadas con el proyecto, aunque en algunos casos no siempre es posible con todas las letras.

¿Y vosotros/as utilizáis los acrósticos en el aula? Creo que es una idea muy motivadora para trabajar la escritura con los niños. Además de esta manera van conociendo palabras nuevas, adaptándolas a su vocabulario y siendo capaces de discriminar muchas más palabras de manera visual.

Gracias por leerme y si os ha gustado la idea no dudéis en compartir en redes sociales y, sobretodo, en escribirme un comentario con vuestra opinión!! :)

4 comentarios:

  1. Hola,

    acabo de descubrir tu blog a través de "Un proyecto de todos".
    Enhorabuena por él, te iré siguiendo.

    Un abrazo.
    Isabel S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, espero que te gusten mis publicaciones.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Me encanta Marta, lo pondré en práctica. Me gusta mucho tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Eva. La verdad que a los niños les encanta y cada día me sorprenden con la cantidad de palabras que se le ocurren.

    ResponderEliminar